El Extranjero

Hoy, mamá ha muerto. O tal vez ayer, no sé.

Así empieza El extranjero de Albert Camus. 

Un día en clase de relato, una compañera dijo que a ella le gustaría haber escrito El extranjero de Albert Camus, me intrigó y no lo comprendí hasta que lo leí.

Lo que me llamó la atención es como está escrita. No llevaba ni dos páginas cuando me di cuenta de que lo volvería a leer.

Es increíble como en las cuatro primeras líneas queda plasmado un personaje tan complejo, apático e indiferente como Meursault, el protagonista, que vive su vida como si fuera una vida ajena, en lo cotidiano, dejándose llevar, de forma que un cúmulo de circunstancias casuales y decisiones en apariencia sin importancia desencadenan en un trágico final.

También me llamó mucho la atención como con un lenguaje tan parco, es capaz de elegir la palabra correcta para, en dos líneas, plasmar la realidad que lo rodea.

Así que, tengo que darle la razón a mi compañera, a qué escritor no le gustaría ser capar de poder escribir así.


Si quieres conocer más sobre El Extrajero, te recomiendo que leas este artículo de El Confidencial